El jamón ibérico en la cocina

En esta entrada vamos a hablar de algunas recetas, básicamente sencillas, en las que el jamón ibérico tiene mucho que decir. No sólo de pan (con jamón ibérico) vive el hombre…

Voy a ordenarlas por dificultad, de menor a mayor, aunque ya os aviso que incluso la más complicada ha de ser fácil con un poco de interés que pongamos.

Pan tomaca con jamón ibérico

Esta receta es extremadamente sencilla. Vaya por delante que podemos hacerla con jamón serrano o ibérico.
El pan tomaca tiene sus origenes tradicionalmente en la cocina catalana, valenciana , balear y aragonesa. Aunque hoy en día donde más se consume probablemente es en Andalucía.

Consiste simplemente en restregar un tomate bien maduro en un par de rebanadas de pan, a ser posible del tipo rústico y aliñarlo con un chorretón de aceite de oliva virgen. A continuación unas lonchas bien finitas de jamón que puede ser serrano o ibérico. Hay quien dice que lo ideal es con jamón serrano, que suele ser más salado que el ibérico para disminuir la salinidad del bocado. También hay quien opina que poner un buen jamón ibérico de bellota es una barbaridad, algo con lo que no puedo estar de acuerdo. La combinación pan rústico-aceite extra virgen-tomate-jamón de bellota, resulte excelente. Probadlo. Ya me contaréis.

Jamón con melón


Más sencillo si cabe que la receta anterior, el melón con jamón puede considerarse un plato típico de la cocina española que habitualmente se consume en primavera-verano, meses en los que los melones suelen ser autóctonos y de mayor calidad que los importados. Obviamente los ingredientes son melón (preferiblemente compacto, no blando) y jamón, bien serrano o ibérico dependiendo esto último de nuestro presupuesto. La originalidad de este plato reside en la combinación del sabor salado del jamón y el dulce del melón.

El curioso origen de este plato parece proceder de la antigua costumbre de consumir el melón con sal antes de las comidas a modo de aperitivo. Por lo que sustituir la sal por un alimento salado, en este caso el jamón, es a todas luces razonable.
No creo necesario extenderme lo más mínimo en su preparación, ya que se trata simplemente de cortar unas rodajas de melón al gusto y comprar (si no lo tienes en casa) unas lonchas de jamón de calidad. La presentación es cosa tuya.

Guisantes con jamón


El guisante es una legumbre con pocas calorías y buen aporte de fibra y proteínas. Aunque algo más compleja que las anteriores recetas, este sencillo plato no te llevará más de 15 minutos. Podemos elaborarlo con guisantes frescos, congelados o en conserva. Si tenemos a nuestro alcance guisantes frescos, no hay duda.Para empezar cocemos los guisantes (500 gramos aprox.) en una cazuela con un litro de agua. Cuando empiece a hervir los añadimos y dejamos cocer a fuego lento 12-14 minutos en función del calibre de éstos. Por otro lado preparamos un sofrito pelando y picando una cebolleta en dados pequeños y un diente de ajo. Posteriormente picamos el jamón, si es ibérico mejor, en taquitos. Añadimos la cebolleta y el ajo en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva y rehogamos un par de minutos, añadiendo después el jamón y rehogamos un minuto más. Después añadimos la harina mezclando bien para, un par de minutos después, echar los guisantes bien escurridos. Al cabo de unos minutos podemos añadir un vasito de caldo de verduras o del líquido de cocción de los guisantes para dejarlo hervir tres-cuatro minutos para que espese la salsa, y ya lo tenemos. En función del tipo de jamón escogido podemos añadir un pellizco de sal o no, de tu gusto particular depende.

Ingredientes:

  • 500 gramos de guisantes frescos o congelados
  • 100 gramos de jamón ibérico
  • 1 cebolleta y un diente de ajo
  • 1 cucharada de harina
  • 1 chorrito de aceite de oliva y puntito de sal.

Tortilla o revuelto de setas con ibérico


Un plato sencillo y exquisito que no te llevará más de 10 minutos de preparación. Podemos elaborarlo con cualquier clase de setas/hongos que pueden ser frescos, congelados o en conserva. En esta ocasión vamos a usarlo en conserva, ya que simplifica mucho las cosas.
Primero ponemos al fuego la sartén y doramos los ajos, después los retiramos y con el aceite bien caliente salteamos las setas que previamente hemos escurrido bien y secado un poco con papel de cocina. Mientras batimos los huevos y añadimos el jamón, sal(con tacto, el jamón siempre aporta algo) y pimienta negra molida.

Finalmente ponemos las setas ya salteadas en el huevo batido y mezclamos. Con la sartén bien caliente y un chorrito de aceite cuajamos la tortilla por los dos lados y servimos de inmediato. Si no se te da bien cuajar tortillas, no te preocupes, remueve con cuchara de palo en la sartén y consigues un revuelto, aún más fácil.

Ingredientes para dos personas:

  • 4 Huevos
  • 250 gramos de setas
  • 2 dientes ajo
  • 50 gramos de jamón ibérico en taquitos
  • pimienta negra molida, aceite y sal.

Judías verdes con jamón ibérico


Una vez más, podemos usar judías verdes naturales o congeladas. Si empleamos las congeladas nos ahorraremos el trabajo de pelar una a una la hebra lateral que cada judía tiene. Aunque ya sabéis que no hay nada como el producto lo más natural posible. En éste caso usaremos judías al natural. Una vez limpias, las cocemos en agua hirviendo con sal y escurrimos. Mientras, en una sartén con un chorro de aceite no muy caliente se fríe el jamón cortado en taquitos y cuando esté bien ligeramente tostado, escurrimos y mezclamos con las judías.

En el mismo aceite freímos la cebolla picada en brunoise y cuando esté dorada, añadimos los tomates pelados sin semillas y cortados en trocitos pequeños y dejamos cocer todo junto hasta que se forme una salsa espesa, que pasamos por el pasapurés y se añadimos a las judías. Por último, rectificamos de sal y se mezclamos bien. Dejamos cocer a fuego muy lento durante 20 minutos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 750grs.de judías verdes
  • 100 g de jamón
  • 750gramos de tomates
  • 1 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • aceite y sal.